Policía héroe salva a perro lanzado a humedal con las patas amarradas

 El uniformado se lanzó a las frías aguas del Juan Amarillo para salvarle la vida
Johnny Cabuya, el policía héroe que salvo al perro./eltiempo.com


Johnny Cabuya, patrullero de la Policía, adscrito a la localidad de Suba, se metió a las aguas heladas del Juan Amarillo para rescatar a un perro que había sido arrojado al humedal con las patas traseras amarradas.
El animal presentaba señales de hipotermia y aunque, debido al susto, al principio se resistió al rescate, fue enlazado con sogas por su cuerpo para sacarlo de las aguas.
De acuerdo con la Policía, el perro será la nueva mascota de la estación de Suba y recibirá el nombre de 'Juan Amarillo'. Los uniformados ya dispusieron de un espacio para que pudiera pasar la noche en una zona caliente y cómoda.

El dramático rescate del perro 'Káiser', todo un héroe en el Ejército

 El comandante de la Sexta División lo despidió del servicio militar, con honores de combatiente
Una mina que dejaron guerrilleros del frente 15 de las Farc estuvo a punto de acabar con la vida de Kaiser./eltiempo.com
Decir que los perros antiexplosivos también son ‘soldados’ no es una frase de cajón de los militares. Para entender su significado y lo que representan estos caninos en las operaciones de la Fuerza Pública, no está de más conocer la historia de Kaiser, un perro labrador de tres años, de color negro, que es la mascota más querida de la Sexta División del Ejército.
Kaiser es un perro con gran olfato, experto en detectar minas antipersonales. Por esta acción es hoy uno de los militares heridos en combate. Se salvó de milagro, del estallido de un artefacto que fue ubicado para acabar, a su paso, con la vida de un uniformado. Sin embargo, Kaiser, en un acto de esos de los que solo son capaces de hacer los amigos incondicionales, fue quien recibió, como todo un héroe, el rigor de la onda explosiva. (Vea aquí más imágenes de Káiser)
Todo ocurrió una tarde de febrero de este año. Los soldados le seguían el rastro a alias Wilmer o Raúl Gómez Urrea, jefe del frente 15 de las Farc, uno de los guerrilleros –después alias el Paisa, jefe de la columna móvil Teófilo Forero– más buscado por las Fuerzas Militares. El objetivo de las operaciones es neutralizar a esta estructura que por años ha sometido a los campesinos de esta zona de Caquetá. Unos 40 soldados iban detrás de una escuadra, que estuvo a punto de atentar contra la vereda El Triunfo, jurisdicción de la Montañita (Caquetá).
Mientras los soldados, con cautela, seguían el rastro de los guerrilleros, el olfato de Kaiser detectó dos trampas mortales.
De inmediato, los técnicos antiexplosivos se dedicaron a la tarea de desactivarlos, para luego seguir la marcha. Pero ocurrió algo que ‘congeló’ la cacería de ‘Wilmer’ y sus hombres. Mientras los expertos nuetralizaban las cargas, Kaiser se distanció un poco por una necesidad. A los pocos segundos se escuchó un estruendo y el labrador voló por los aires, cayó a unos 10 metros. Los soldados corrieron a socorrerlo, mientras el comandante del pelotón solicitó por su radioteléfono un helicóptero para trasladar a Kaiser a un centro asistencial veterinario para prestarle atención médica; sangraba abundantemente.
No obstante, dos soldados realizaron maniobras de primeros auxilios que cortaron el sangrado del canino.
Desde el Fuerte Militar de Larandia enviaron un Black Hawk, cuyos tripulantes despegaron con la orden de salvar a Kaiser, el héroe de muchas jornadas.
Cuando el helicóptero sobrevoló la zona, la aeronave fue impactada por balas de fusil, hostigaron los guerrilleros mientras se daban a la fuga. Los subversivos del frente 15 de las Farc intentaron impedir el aterrizaje. No había tiempo que perder. Cualquier segundo perdido podía alejar la posibilidad de salvar a la mascota.
En medio de la peligrosa maniobra, Kaiser fue traslado a Florencia, donde lo esperaban los médicos veterinarios de la Sexta División, que lo sometieron a cuatro intervenciones quirúrgicas. Kaiser se salvó, pero la acción de la mina produjo consecuencias irreversibles. De un estallido se cortó su camino operacional.
Kaiser perdió la pata derecha y el ojo del mismo costado. No volverá a estar en las operaciones en la selva contra ‘Wilmer’ y sus hombres del frente 15 de las Farc. Hace un mes, tras su total recuperación, el general Gabriel Hernando Pinilla, comandante de la Sexta División del Ejército, decidió que Kaiser se mantuviera suelto en el Cantón Militar, alejado de las operaciones debido a su discapacidad. Hubo despedida y le rindieron honores militares como todo un combatiente.
Pero el instinto de la mascota fue más allá de sus limitaciones. El canino se va detrás de los soldados, se mantiene en la guardia y acompaña a los uniformados durante los turnos de relevos de los puestos de centinela.
Kaiser perdió una de sus patas delanteras y parte de la visión, pero su olfato sigue siendo el mismo, ese que le permitió al Ejército salvar varias vidas. ¡Todo un perro de valor!
Desactivación de explosivos
Gracias a la labor de caninos entrenados para descubrir bombas, minas antipersonales y del trabajo de los técnicos expertos en el tema, la Sexta División del Ejército puede hablar de excelentes resultados. Según esta unidad militar se han logrado desactivar 3.515 minas antipersonas y 6.503 kilos de explosivos en lo que va de 2014, operaciones que se realizaron en Caquetá, Putumayo y Amazonas.
Según el Ejército, esto permitió evitar 153 atentados contra la infraestructura vial, energética y petrolera de estos departamentos.

Detienen a italiano que escondía droga en vientres de dos perros en Perú

 Los dos perros, de raza San Bernardo, fueron trasladados a la Unidad de la Policía Canina para ser operados de urgencia porque padecen peritonitis aguda
El italiano, identificado como G.T.G, de 22 años fue sorprendido por agentes cuando se hospedaba en una habitación de un hotel de El Callao, Perú./Efe

La Policía Nacional de Perú detuvo a un ciudadano italiano, con pasaporte de México, que escondía tres kilos de droga en las entrañas de dos perros, de raza San Bernardo, para presuntamente trasladarla fuera del país, informó un comunicado del ministerio peruano del Interior.
El italiano, identificado como G.T.G., de 22 años, fue sorprendido por los agentes policiales cuando se hospedaba en una habitación de un hotel de la provincia del Callao, muy próximo al aeropuerto internacional Jorge Chávez.
Los policías hallaron a una perra de nombre Lola, de 5 años, en la azotea del hotel, y a otro perro llamado Bombón, de 3 años, que se encontraba en el baño, y ambos presentaban cortes en sus vientres.
Los dos perros fueron trasladados a la Unidad de la Policía Canina para ser operados de urgencia por un médico veterinario, quien les extrajo un total de once paquetes de droga.
Los canes se encuentran en estado grave, ya que padecen una peritonitis aguda y las suturas de sus vientres eran "recientes y precarias", según relataron los integrantes de la Unidad Canina de la policía peruana a medios locales.
El ministro del Interior, Daniel Urresti, lamentó que la crueldad humana llegue hasta el límite de "usar a dos perros para enviar droga al exterior".

Estudiantes furiosos después de que un perro callejero que solía asistir a clases fuera asesinado por funcionarios de la universidad y tirado a la basura

Estudiantes chinos de la “Northwest A&F University” del distrito de Yanglin, en Xi’an (China), están furiosos después de que funcionarios de la Universidad acabaran con la vida de un perro que solía asistir a las conferencias. El perro se había convertido en la mascota de la escuela después de que comenzara a asistir a las conferencias




“Casper” era un perro que se sentaba en una silla mientras se impartían conferencias. Los estudiantes le tenían un gran aprecio pero al parecer los funcionarios pensaron que el perro estaba dañando la reputación del centro como uno de los mejores de China.
“Considero que el perro que tenía una muy buena influencia en las personas”. “A veces bromeabamos diciendo que el perro era el único que estaba prestando atención en las clases de Cálculo e Inglés”, comentó Xiong Hou, estudiante de 21 años.
“Cuando el perro no apareció al mediodía en el comedor, como solía hacer siempre con todos los alumnos, alguien se horrorizó al ver el cuerpo muerto del perro en la papelera”. “Al parecer había sido envenenado por funcionarios de la universidad”.
Un portavoz confirmó la muerte del perro junto a otros perros callejeros del campus, explicando que eran un peligro potencial para los alumnos y estudiantes.
“No podemos tolerar perros callejeros en el campus ya que son un lío y también hay el riesgo de que muerdan a alguien. En última instancia son nuestra responsabilidad”.


 Otro estudiante explicaba: “No era necesario matar a Casper, se sentaba todo el día en clases y no era una amenaza para nadie” “Es injusto y estamos avergonzados del que ha hecho esto, es poco profesional. En realidad tener una mascota en la clase es realmente algo progresista y con visión de futuro. Mucha gente está muy triste“.

Perros e hijos de perra

Arturo Pérez Reverte ha tenido a lo largo de su vida cinco perros -Sombra, Mordaunt,..- y si algo ha aprendido de ellos, y de otros canes ajenos, es que  ningún ser humano vale lo que un buen perro

Arturo Pérez-Reverte, vuelve por sus fueros con los nobles perros./lainformacion.com

Perros e hijos de perra de Arturo Pérez-Reverte
"Cuando desaparece un perro noble y valiente -quien escribe es el articulista Pérez Reverte- el mundo se torna más oscuro. Más triste y más sucio".
De "Perros e hijos de perra", así de contundente es el título, habla el nuevo libro del periodista, novelista y académico de la Lengua Arturo Pérez Reverte, que ha reunido en esta antología sus artículos escritos entre 1993 y 2014 y que tienen a los canes como protagonistas principales o secundarios.
Una exquisitez bibliográfica de apenas 150 páginas, ilustrada por el pintor Augusto Ferrer y editada por Alfaguara.
En todos sus artículos, el escritor no escatima elogios y cariño hacia tan fieles compañeros de viaje del ser humano, con los que ha convivido durante la mitad de su vida, una convivencia que le ha enseñado "mucho" de cuanto sabe, o cree saber, "sobre las palabras amor, desinterés y lealtad", poco frecuentes, destaca, "entre los humanos, al menos las dos últimas; y desde luego -escribe- tampoco la primera".
Para el autor de la saga del capitán Alatriste o de novelas como "La Reina del Sur" o "El tango de la vieja guardia", "no hay compañía más silenciosa y grata" que la de un perro, "libertad más conmovedora como la de sus ojos atentos, sus lengüetazos y su trufa próxima y húmeda". "Nada tan asombroso -recalca- como la extrema perspicacia de un perro inteligente".
Perros que son medicina sanadora, el mejor alivio "para la melancolía y la soledad", de una fidelidad extrema que, en muchos casos, se prolonga hasta después de la muerte del amo. "Morirá por tí, sacrificándose por una caricia o una palabra".
"Nunca conocí -relata- entre los seres humanos, como en los cinco perros que hasta hoy pasaron por mi vida, un amor tan desinteresado y tan leal. Tan conmovedoramente fiel".
Hay recogidos en las páginas de este libro numerosos casos concretos de esa fidelidad a prueba del paso del tiempo y de otras circunstancias, de ese coraje que el autor atribuye a los perros. Pero también historias de soledad, trágicas.
Historias de perros que, muerto su amo, siguen esperándole a la puerta del hospital donde falleció, o la de aquel otro que en la antigua Yugoslavia, recuerda el entonces reportero de guerra, fue el único en defender a una mujer violada por los serbios ante la pasividad de sus vecinos, y que peleo hasta que los agresores le mataron de un tiro.
Y a la vuelta al hogar desde alguno de esos "territorios comanches" en los que el reportero vio tantas veces el rostro de la muerte y la maldad del ser humano, allí estaba Sombra, el labrador que le hacía fiestas, que se enredaba entre sus piernas loco de contento.
Escribe el autor de "El maestro de esgrima", "La piel del tambor" o "El francotidador paciente", de momento su última novela, sobre el abandono de perros en la cuneta de cualquier carretera secundaria, cuando han dejado de ser el juguete caprichoso de los hijos, o sobre la muerte colgados de una soga en mitad del campo cuando ya no son útiles para la caza.
"Al abuelo -escribe- se le mete en un asilo y al perro se lo lleva a un paraje lejano, se abre la puerta y se le dice sal". Después un acelerón y "libre del jodío chucho". "El nunca lo haría", como decía aquel slogan publicitario que perseguía concienciar sobre hechos tan rechazables.
No recuerda Pérez Reverte quien dijo aquello de que "cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro", pero sí tiene claro que "cada vez que desaparece un animal silencioso, bueno y leal" este mundo "de mierda resulta menos generoso, menos habitable y menos noble".
Pero no todas las historias sobre las que escribe conducen a la tristeza, la indignación y la melancolía. Las hay también esperanzadoras, felices, como la de Sami, un perro callejero que vagabundeada por la capital mexicana. Un chucho "a medio camino entre un zorrillo y un pastor alemán, con un toque chusma, misántropo y poco sociable", al que un gran danés, de dueño se supone que pudiente, le sacó un ojo en un ataque callejero.
Heridas de las que Sami fue curado gracias a la generosidad del vecindario, que sufragó los gastos del veterinario, y que lo devolvió a la calle. La misma generosidad que poco después le salvó de un atropello, eso sí sin cola, con la pelvis "hecha cisco" y cojo. "Hizo a todos mejores".

Perro fue atacado con ácido por un habitante de la calle

El hecho ocurrió cuando los dueños de  Olafo lo paseaban por un parque del barrio Álamos




Según relatan los dueños de la mascota, el habitante de la calle, que frecuenta este sector de la ciudad, lanzó una sustancia química al animal, sin causa alguna, lo cual le causó quemaduras en el cuerpo.
El perro, de 17 años, fue llevado al veterinario, allí le descartaron algún tipo de gravedad pero afirmaron que la sustancia había sido un tipo de ácido.
En el momento del ataque el perro iba con un niño de 4 años y una joven, quien hoy hace un llamado a las autoridades para vigilar con detenimiento a las personas que deambulan por las calles de la ciudad.
fuente:eltiempo.com

Indignación por perro, al parecer, maltratado por su dueña

 Un video donde se observa a una mujer conducir un carro con su mascota amarrada, se volvió viral. Ella respondió
El maltrato a las perras

Un video en el que se observa a una mujer conduciendo un carro, pero con su mascota atrás amarrada a una cadena, tiene indignado a los colombianos.
Este presunto caso de maltrato animal fue denunciado por Wílder Ríos en su cuenta de Facebook y en pocas horas se volvió viral con más de 21.000 visitas en Youtube.
Las imágenes fueron captadas el pasado sábado 1 de noviembre en la vía que de Santa Rosa de Cabal, Risaralda, conduce hacia Chinchiná, Caldas. En el video que dura un poco más de un minuto, se observa a un perro amarrado a una cadena y aparentemente sujetado al vehículo.
Si bien en el momento del video el vehículo estaba estacionado, quienes lo observaron presumen que el pequeño animal era transportado de esa manera, porque en sus patas había rastros de sangre, por heridas causadas al parecer por la forma como lo trasladaban.
El caso empeora porque Amparo Cardona, dueña de la mascota a la que llaman 'Danger', es una maestra de Risaralda y aunque la mujer puso la cara en Noticias RCN, ofreció excusas y dio sus explicaciones, los ataques contra ella en redes sociales no paran.
“El perro es mío, es un perro agresivo, se suelta; desde el viernes se soltó, se agredió con otro perro; él ya me había mordido al administrador de la finca”, y aunque a renglón seguido reconoció su “mal procedimiento por sacarlo de esa manera”, insistió en que el animal no iba amarrado al carro y mucho menos lo iba a sacrificar.
En efecto, Danger hoy está bajo custodia de la perrera municipal de Chinchiná. La otra explicación que da la señora Cardona, es que su mascota, la que crió desde hace cuatro años cuando apenas era un cachorro, no iba amarrada al carro, sino que la cadena la llevaba en su mano el administrador de la finca, quien sí iba en la cajuela del vehículo.
Si bien la explicación le quita peso a su error, no reduce el maltrato del animal al tener que correr a la misma velocidad del carro. En cuanto a las heridas en sus patas, la señora Cardona asegura que se las hizo durante una pelea con otro perro, el día anterior.
Por ahora y para reducir el impacto de su error, la mujer hizo otro video con su propia versión de los hechos, en las que muestra a ´Danger´ en la perrera de Chinchiná y custodiado por auxiliares de policía. Con esa explicación la señora Cardona espera que disminuyan los insultos y amenazas que ha recibido en menos de dos días.